blog, Ciudades, Consejos, Guias, otros, turismo, viajes

¿Qué ver en Portofino? ✈🌍☀⛵⛱⚓

que-ver-en-portofino

En el primer lugar, se precisa mencionar como llegar. Hay 4 maneras de llegar desde Génova a Portofino: en tren, autobús, taxi o en coche. Pero sobretodo en este post os vamos a contar ¿Qué ver en Portofino?

Portofino, corto historco.

En el segundo lugar, hay que saber que los orígenes de Portofino fueron muy humildes. Nació en la región de Liguria como un simple pueblo de pescadores. Respecto a la parte “fino” de su nombre existen dos teorías: La primera explica que Como las aguas del Golfo de Tigullio, eran habitadas por nombrosos bancos de delfines esta parte viene del nombre romano de los delfines: Portus Delphini.

La segunda explica que el nombre se debe a la admiración que tenían los romanos por la destreza y las artes de los pescadores en su faena.

Sea cuestión de mamíferos marinos, o de habilidad humana, hace aproximadamente un siglo y medio que Portofino se convirtió gradualmente, en refugio de la jet set, de actores y actrices, de nobles y de millonarios, que se han alojado al largo del tiempo en los hoteles y villas de sus colinas, disfrutando de su naturaleza.

Seis rincones de Portofino en un paseo

Aunque sea costero, Portofino está situado entre montañas verdes y es mucho más pequeño, multicolor y discreto que su parecido, Portovenere. Por mucha fama que tenga, tampoco se puede garantizar ver famosos purulando por sus calles. Lo que si, se puede hacer, es un breve y agradable paseo, que nos permita apreciarlo mejor, desde sus muelles, hasta el alto de sus mejores vistas.

Chiesa di San Martino

Una vez mentalizado el panorama, comenzamos nuestro paseo con la Chiesa di San Martino (Iglesia de San Martín), sobre cual se tiene constancia desde el siglo XI. La actual, consagrada a mediados del siglo XVI, tiene una sobria pero bella fachada típica, que alterna un mármol de dos colores y oculta un espectacular interior con adornos de oro en los altares y un techo bellamente decorado con escenas bíblicas.

Portofino a paso

Después de lo divino, pasamos a lo humano, bajando a la Piazzeta (Piazza Martiri dell`Ollivetta), donde podemos optar por tomar un café o una birra en una de sus numerosas terrazs, practicar el dolce far niente, comer, o continuar el paseo hacia la izquierda, por calle Calata Marconi. Por allá nos vamos a colar entre los pequeños barcos de pesca de Portofino por una parte y los pies de los multicolores edificios, hacia el muelle Umberto I, por otra parte.

Muelle Umberto I

En pocos pasos, los barcos de pesca vienen sustituidos por los yates de lujo, en la zona del frente de la Marina de Portofino. De este modo, en el Muelle Umberto I, anclan solo aquellos cuyos dueños se pueden permitir el lujo (y son pocos) de poder pagar las muy elevadas tarifas de amarrar.

Museo del Parco

A continuación, del Muelle Umberto I, si levantamos la mirad, vamos a ver seis suricatos fucsia que contemplan el horizonte. No, no estamos alucinando, … estamos ante el Museo del Parco. Este museo de arte moderno al aire libre, ofrece un entorno ajardinado, para albergar extrañas piezas de varios centenares de artistas, aunque el rinoceronte colgado y los suricatos son los más llamativos.

La Iglesia de San Jorge,

Non obstante, si queremos ver algo más laico, y menos moderno, nos tocará subir los escalones que nos llevarán hasta la Chiesa San Giorgio,(Iglesia de San Jorge), el patrón de Portofino.
Imagínense, si atracar un yate en Portofino es un lujo, casarse en esta iglesia, de otra parte de interior sencillo, supone desembolsar efectivamente unos cuantos miles de euros, solo por las vistas que esa iglesia tiene y que se les ofrece al salir por la puerta, a los quien se casan allí.

Portofino, recordatorio

Como un detalle, en un lateral de la iglesia, se encuentran una serie de placas conmemorativas que recuerdan momentos y personajes de relevancia para Portofino, que en algunos casos y momentos determinados, han marcado su historia: el 26 de marzo de 1930, cuando Marconi, a bordo de un buque anclado en la Bahía de Portofino, envió por medio de onda corta la señal radio que activó la iluminación de la Exposición Universal de Sidney (Australia), por ejemplo.

Portofino en la segunda guerra mundial

Del mismo modo, otra placa recuerda a la persona que evitó que Portofino volara por los aires. En 1945 cuando el avance de las tropas aliadas era imparable en todos los frentes, las fuerzas de ocupación alemanas recibieron la orden de destruir el pueblo y bloquear el acceso al puerto.

Portofino entre leyenda y historia

Enterándose de esa orden, la Baronesa Jeannie von Mumm, una aristócrata alemana (por matrimonio, aunque de origen escocés) que habitava en Portofino desde 1920, se puso en acción para impedirla. Ni corta ni perezosa, visitó al comandante alemán y lo convenció de que las consecuencias de cumplir esa orden le costarían, más tarde o más temprano, la cabeza. Si Portofino permanece hoy en pie, es porque tras esa conversación, las tropas alemanas abandonaron su acuartelamiento, el Castello Brown (Castillo Brown), dejando intacta la villa.

El Castello Brown

Finalmente, nuestra última recomendación respecto a Portofino: El Castillo Brown y sus jardines. Aunque la subida es empinada y los escalones parecen interminables, las vistas desde el castillo (hoy museo y ocasionalmente exótico lugar para celebrar eventos) sobre Portofino, son preciosas. Os aseguramos que vuestro esfuerzo será recompensado.

Personalidades ligadas a Portofino

Durante siglos Portofino ha hospedado a numerosas personalidades:

En tierra y bajo el agua a las afueras de Portofino

Después de haber disfrutado de las maravillosas vistas del castillo Brown, un recorrido de una hora y media a pie por el monte nos puede llevar hasta la Abadía de San Fructuoso (Abbazia di San Fruttuoso). Pero, para los que no tienen ni tiempo que perder ni ganas (que son la mayoría), la forma más habitual por comodidad y rapidez, seria llegar desde Portofino en barco hasta nuestro próximo destino, disfrutando de un encantador paseo por la costa.

El relajado trayecto en barco, disfrutando de las vistas de la escarpada Área Marina Protegida de Portofino, nos lleva a un conjunto eclesiástico originario del siglo X.

La Abadía de San Fructuoso

¿Primero, sabías que la Abadía de San Fructuoso recibe ese nombre porque está dedicada a un santo español, San Fructuoso de Tarragona? Las cenizas de este obispo catalán del siglo III fueron trasladadas y protegidas aquí cuando los musulmanes invadieron la Península Ibérica. Este conjunto se compone de una iglesia medieval, un museo de la historia de la Abadía (con sus antiguas y originales piezas ), un claustro con la tumbas de siete miembros de la familia Doria, fallecidos entre 1275 y 1305 y otras tres de origen desconocido y una torre artillada, que defendía la zona ante los piratas del norte de África.

El Cristo del Abismo

En realidad, El Cristo del Abismo no es una parte del conjunto de la Abadía, pero es uno de los elementos más curiosos, y está allí relativamente recién instalado. Consta en una estatua de Cristo (Cristo degli Abissi) de 2,5 m altura, con la peculiaridad de estar sumergida bajo el espejo del agua, a una profundidad de 25 m.

El Cristo del Abismo – viajarinformado.com

Fue creado en 1954, a base de la fundición de antiguas piezas de barcos representa un homenaje a Dario Gonzatti, un pionero del submarinismo italiano, que falleció en una inmersión en 1947, mientras probaba un nuevo diseño de equipo de respiración. Con el paso del tiempo, este interesante lugar se transformó en una Meca de los submarinistas.

Qué ver cerca de Portofino

Camogli

De igual forma, las casas de color que un día ayudaban a los marineros a identificar cual era la suya desde la lejanía, siguen mirando al mar del Golfo Paradiso, aunque ahora lo hacen a una playa disfrutada por los camoglinis.

En primer lugar prestar atención a las fachadas para encontrar los trampantojos, elementos falsos que engañan a la vista: pues una ventana cerrada puede ser sólo una pintura, como una forma de darle armonía estética exterior a una habitación, etc.
Camogli está construido a base de altas casas que escalan apiñadas la ladera de la montaña, así que preparaos para subir cuestas entre estrechas callejuelas si os desviáis perpendicularmente del paseo marítimo.

El Castillo de la Dragonara

Siguiendo este, eso sí, llegáis al pequeño Castillo de la Dragonara (Castello de la Dragonara), poco más que un torreón fortificado y de avistamiento de posibles ataques piratas.

Recco

Recomendación para comer, parada obligatoria: Pegada a Camogli se encuentra otra ciudad costera, Recco. En ella podeis disfrutar las delicias gastronómicas del Ristorante Albergo Da Ö Vittorio (Via Roma 160, Recco). Tras cuatro generaciones de la misma familia al mando, este restaurante está especialmente reconocido por su Focaccia al formaggio, y sus platos de pasta con pesto, por no mencionar la habilidad de sus camareros cortando y “desespinando” (casi con un 100% de efectividad) el pescado.

Sestri Levante

Igualmente lugar favorito de veraneo para los italianos, Sestri Levante nació y se expandió desde una pequeña península estratégicamente situada entre la Bahía de las Fábulas (Baia delle Favole) y la Bahía del Silencio (Baia del Silenzio), de ahí su sobrenombre como “la ciudad de los dos mares”.

Sestri Levante y los premios Andersen

Finalmente, si los nombres os parecen de cuento, eso es porque el conocido escritor infantil Hans Christian Andersen estuvo en Sestri Levante en 1833. Además de que se le atribuyen a él los nombres, existe en Sestri Levante un Festival Andersen que incluye un Premio Andersen de literatura. Y un parque lleno de estatuas de personajes de sus cuentos.

Sobre Sestri Levante, volveremos con mas detalles, en un próximo articulo …

Rapallo

La visión del elegante castillo de Rapallo reflejado en el mar nos a dejado sin aliento. Su antiguo Burgo, o casco antiguo, es ideal para deambular por las callejuelas conocidas aquí como carruggis, piazzetas, bellas casas de colores donde se distingue el omnipresente estilo genovés de la Liguria.

Además, la localidad es una de las más grandes de la zona y resulta un punto vacacional muy interesante ya que Rapallo tienen una interesante oferta cultural y de ocio..

Rapallo y su gastronomia

Idea para regalos (gastronómicos).

A continuación, si haces una parada en Rapallo, no dejes de pasarte por Parla Come Mangi (Via Giuseppe Mazzini, 44 esquina Vico Fabrizio de Andre, Rapallo). Es posible que sea el propio Guido, el gerente, quien te atienda y te contagie su imparable humor mientras te aconseja sobre quesos y vinos locales para llevar como regalo. O para regalarte a ti mismo un momento de recuerdo cuando vuelvas del viaje por Italia.

Sobre Rapallo, volveremos con mas detalles, en un próximo articulo….

Santa Margherita Ligure

Con el sobrenombre de “La Perla del Tigullio” es la antesala más asequible al exclusivo Portofino.

Puerto pesquero y puerto recreativo, Santa Margherita tiene varias iglesias que merece la pena ver, y donde se celebraran procesiones, oraciónes y ofrendas a los caídos en el mar,  pero nosotros nos quedamos con las callejuelas perpendiculares al puerto y, sobre todo, por un paseo por el Molo Foraneo, para disfrutar las vistas tanto de la ciudad, como del golfo.

Monumento a Cristóbal Colón en Santa Margherita

Además, como curiosidad, en uno de esos paseos a lo mejor tenéis una sensación de deja vu delante de uno de los marinos genoveses más famosos de la Historia, pues en Santa Margherita se levanta un monumento a Colón (aunque este se encuentra sobre una fuente y más cerca del suelo, no como el de Barcelona).

Sobre Santa Margherita, volveremos con mas detalles, en un proximo articulo …

Esperamos que la información te sea útil y te agradecemos todas las sugerencias, comentarios o dudas que querrás hacernos. Aquí te dejamos también unos pequeños consejos que te puedan servir a la ora de emprender tu futuro viaje:

Consejos

A continuación te dejamos también unos enlaces a otros lugares cercanos imprescindibles que puedes visitar en el norte de Italia:

Continuará.

Continuará.

0 Comments

Reply your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Translate »