blog, Consejos, Guias, otros, turismo, viajes

¿Qué ver y qué hacer en Carcasona?

que-ver-en-carcasona

¿Qué ver y qué hacer en Carcasona? En este post os vamos a presentar la Guia completa 2020, ¿Qué ver en Carcasona?, Qué hacer en Carcasona?, ¿Cómo llegar a Carcasona? y un poquito más’. En los últimos años hemos visitado Carcassonne en varias ocasiones, casi siempre de paso hacia otros lugares. Hemos visto sus calles vacías en temporada baja y hemos sufrido su masificación en verano. Muchos criticarán, con cierta razón, que la Ciudadela de Carcasona está demasiado orientada al turismo o excesivamente reconstruida, pero nadie podrá negar que se trata de un lugar de cuento. ¡Vamos a descubrirlo juntos, ¿Qué ver y qué hacer en Carcasona?!

Breve historia de Carcasonne

Pata entender mejor ¿Qué ver en Carcasona? se tiene uno que informar un poco sobre la istoria de este fantastico lugar Se sabe que en el promontorio que hoy ocupa la Ciudadela de Carcasona ya existía un oppidum allá por el s.VI a.C. Con la llegada de los romanos la ciudad se convirtió en Iulia Carcaso y en el s.IV se construyó un primer castillo y un recinto amurallado del que aún se conservan numerosas partes. Visigodos, sarracenos e incluso musulmanes ocuparon la ciudadela en breves periodos, aunque sus propietarios más ilustres serían los Trencavel, familia que construyó el actual castillo y la iglesia de San Nazario.

Cruzada albigense

El acontecimiento histórico que marcó la historia de la ciudad fue la Cruzada albigense contra el catarismo, doctrina religiosa que había abrazado el vizconde Raimundo Roger Trencavel. Los cruzados, liderados por Simón de Montfort, tomaron la ciudadela en 1209 tras 15 días de asedio. Más tarde hubo diferentes intentos cátaros por recuperarla, pero en 1247 los Trencavel se rindieron definitivamente y la realeza francesa se anexionó Carcasona.

Para entonces la ciudadela estaba casi en ruinas y el rey Luis IX ordenó construir la Ciudad Baja o «Bastida de San Luis» (en la orilla izquierda del río) para re-ubicar a la población.

La Guerra de los Cien Años

Más tarde, durante la Guerra de los Cien Años, Eduardo «el Príncipe Negro» no conseguiría tomar la fortaleza, pero sí destruyó buena parte de la Bastida. En 1590 Carcasona aún habría de ser protagonista en la Guerra de las religiones, pero a partir del Tratado de Francia (1659) la ciudadela perdió interés estratégico y la ciudadela cayó en el abandono.

Por suerte, en el s.XIX el historiador Jean-Pierre Cros-Mayrevieille impulsó uno de los más ambiciosos proyectos de restauración que jamás se hayan llevado a cabo en Europa. Las obras, dirigidas por el célebre arquitecto Viollet-le-Duc, se prolongaron por más de 50 años (de 1853 a 1911). La ciudad fortificada de Carcasona fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1997.

¿Qué ver en Carcasona?

Cuando hablamos de Carcasona normalmente nos referimos a la Cité de Carcassonne (o simplemente Cité), la pequeña ciudadela medieval situada inmediatamente al sureste de la ciudad de Carcassonne, en la ribera opuesta del río Aude. En la ciudadela viven hoy en día unas 50 personas y se puede acceder a ella libremente las 24 h por cualquiera de sus dos puertas principales: Porte Narbonnaise al este y Porte de l’Aude al oeste.

La mayoría de visitantes entran al recinto por la Puerta de Narbona, ya que es allí donde se ubican los grandes parkings para turismos y autocares. Además, esta entrada está al mismo nivel que la ciudadela, de modo que se evitan las pequeñas rampas de subida que sí se encontrarán los que lleguen por la Puerta del Aude.

Más abajo seguiremos hablando de asuntos prácticos, pero antes vamos a hablar brevemente sobre los lugares más interesantes que ver en Carcassonne.

Murallas

La ciudad fortificada de Carcasona cuenta con 3 km de murallas, repartidos entre el perímetro exterior y el interior, que discurren siempre en paralelo y de forma concéntrica. La muralla exterior, protegida por un foso en las zonas más débiles, fue construida en el s.XIII poco después de caer en manos de la realeza francesa. La muralla interior, por su parte, incluye vestigios de época galorromana (s. III-IV), ampliaciones posteriores y grandes reformas del s.XIII.

Ambas murallas están separadas por las lizas, un terreno allanado de unos 20 metros de ancho que rodea toda la ciudadela y que es de libre acceso. Este espacio, construido para facilitar la defensa de la ciudad, sirvió en el s.XVII para construir las casas de los habitantes más pobres, pero fue vaciada con la gran remodelación de Viollet-le-Duc. El paseo por las lizas ofrece unas buenas vistas del entorno y en algunos tramos se puede subir por la muralla para otear el horizonte desde las almenas.

Dado que este paseo se puede hacer a cualquier hora, os recomendamos dejarlo para el final y, quizá, reducirlo a una zona concreta en función de las fuerzas que os queden y el tiempo que os sobre. En cuanto a la muralla interior, el acceso solo es posible previo pago, como veremos más adelante al hablar del Castillo Condal.

Puertas y torres

Uno de los elementos más llamativos de la Ciudadela de Carcasona son sus 52 torres; 14 en la muralla exterior y 38 en la interior. Las torres exteriores son circulares y, además de ser más pequeñas, originalmente no tenían techo para facilitar el ataque sobre ellas en caso de ser tomadas por los enemigos. Las interiores, en cambio, tienen forma de herradura por el exterior y plana por el interior. 17 de estas torres se remontan a tiempos galorromanos y se distinguen por sus techos aplanados.

La Ciudadela de Carcasona tenía cuatro entradas; una en cada punto cardinal, todas ellas con su gran puerta y una barbacana. Con diferencia, la que mejor se conserva (o mejor se restauró) es la Puerta de Narbona, construida hacia el 1280. Como dijimos, hoy en día es el principal punto de acceso a la ciudadela. Con su puente levadizo, su foso y sus dos imponentes torreones, resulta difícil imaginar una carta de presentación mejor.

La otra gran puerta del recinto es la Puerta del Aude, aunque su barbacana fue parcialmente destruida a principios del s.XIX para construir la iglesia Saint-Gimer. Imprescindible acercarse para contemplar las vistas del río y de la moderna Carcasona. En cuanto al resto de torres, destacan la Tour St-Nazaire, la Tour du Trésau, la Tour de la Justice o la Tour de l’Évêque, algunas de las cuales se pueden visitar en el recorrido de las murallas interiores.

Castillo de Carcasona

El Castillo de la cité o Castillo Condal fue construido por orden de Bernard Aton IV Trencavel hacia el 1130, rediseñado por la realeza francesa unos cien años después y completamente restaurado durante la gran reforma de Viollet-le-Duc. La visita al castillo es de pago (información práctica al final) e incluye el acceso a la muralla galorromana (norte) y la muralla medieval (oeste) con sus respectivas torres. Con el ticket se entrega un folleto en castellano. Hay audioguías disponibles (de pago).

Para evitar colas en el castillo podeis comprar online las entradas

Al recinto se accede a través de la barbacana y el puente de piedra que desemboca en el Patio de honor, presidido por la gran Torre del homenaje. Desde allí se puede iniciar la visita explorando las seis salas abiertas al público, donde destacan una gran maqueta de Carcasona, el retablo de la Pasión, la sala de los arcos, estatuas del s.XIII, una fuente del s.XII, un sarcófago paleocristiano, pinturas de diferentes épocas y el vídeo explicativo sobre la evolución de la ciudadela desde sus inicios hasta la restauración del s.XIX.

El camino de ronda

La segunda parte de la visita consiste en un agradable paseo por el Camino de ronda, que bordea el perímetro rectangular del castillo. Desde sus diferentes miradores se pueden observar los dos patios del castillo, sus torres, el interior de la ciudadela y los paisajes que se extienden hacia el oeste. Desde el camino de ronda se accede también al museo lapidario. Después de realizar este recorrido hay que recuperar los tickets de entrada, porque la visita continúa.

En el Patio del Midi encontraréis un punto de control donde deberéis mostrar de nuevo vuestras entradas. Allí comienza el paseo por la muralla medieval oeste, que os llevará por la Torre de la Justicia (relacionada con la Inquisición), la Torre del Obispo y la Puerta de Saint-Nazaire, entre otras. Además, por el camino podréis contemplar el Teatro Deschamps, de 1908, que solo es visible desde la muralla, y admirar la basílica de Saint-Nazaire desde un punto de vista diferente.

Pero aún hay más. Para terminar la visita al castillo hay que volver hasta la entrada, atravesar el puente, girar a mano derecha por el Patio de honor y presentar de nuevo los tickets en el punto de acceso a la muralla galorromana norte. Además de ofrecer nuevas panorámicas del exterior y el interior de la ciudadela, por este lado de la muralla podréis visitar la Torre del Tréseau y disfrutar de la belleza de la Puerta de Narbona desde un ángulo fantástico.

Basílica de Saint-Nazaire

Otra de las visitas imprescindibles en Carcassonne es la de su Église Saint-Nazaire, una basílica construida entre los siglos XII y XIII. Saint-Nazaire actuó como catedral de Carcasona hasta 1801, año en que la sede del obispo se trasladó a la Ciudad Baja. Las partes más antiguas de la iglesia son de estilo románico, aunque la mayor parte del conjunto es de estilo gótico (finales del s.XIII) y su flamante apariencia actual debe muchísimo a la gran restauración del s.XIX.

Las vidrieras de la basílica, algunas de las cuales se remontan al 1280, son el elemento artístico más notable del templo. También destacan el órgano de 1637, el pórtico y los ocho capiteles románicos, el coro gótico, la tumba del obispo Pierre de Rochefort y la llamada «Piedra del asedio», bajorrelieve que representa el sitio de Toulouse durante la cruzada albigense en el s.XIII.

Museo de la Inquisición

Aunque es una visita que puede decepcionar (bastante caro, pequeño y algo anticuado), Le musée de l’Inquisition à Carcassonne no deja de ser un lugar con bastante gancho turístico. La exposición, a través de documentos antiguos, ilustraciones, representaciones con maniquíes, etc. se centra en la cruzada contra los cátaros, aunque también abarca otros periodos de fanatismo y persecuciones religiosas. Los objetos más populares del museo son los aparatos de tortura.

Rincones de la ciudadela

Si hay una cosa que todos los visitantes tienen que hacer en Carcassonne, esa es pasear por sus calles más animadas para perderse luego por los rincones más alejados del gentío. Entre los lugares simbólicos que os toparéis se encuentra el Grand Puits (Gran Pozo), donde se dice que los visigodos escondieron el Tesoro del Templo de Salomón (aunque las excavaciones allí siempre han sido en vano). También existe un Petit Puits y se puede visitar el Museo de la Escuela, de precio económico y bastante entrañable.

Otros lugares que ver en Carcasona

Aunque la ciudadela acapara casi toda la atención de los turistas, hay más cosas que ver en Carcasona. Saliendo de la ciudad fortificada por la Puerta del Aude (al oeste) se puede visitar la Iglesia de Saint Gimer, una de las tres iglesias diseñadas por el Viollet-Le-Duc a mediados del s.XIX. Un poco más abajo os sugerimos atravesar el Puente Viejo, de época medieval, y luego caminar hasta el Pont Neuf para obtener una de las mejores panorámicas de la ciudadela.

Si disponéis de al menos 2 horas os recomendamos dar un paseo por la Bastida de San Luis, construida en 1260 tras la rendición del vizconde Trencavel para realojar a los habitantes de la ruinosa ciudadela. Totalmente amurallada en su momento, hoy está rodeada por grandes boulevares. Se pueden visitar los antiguos baluartes, varios palacios, el mercado, la Catedral de Saint Michel (s. XVI), la Plaza Carnot, etc.  Si vuestra estancia en Carcasona va a ser de más de un día, quizá os interese consultar las ventajas y descuentos de la tarjeta turística Carca’pass. Incluye varias visitas guiadas y descuentos en las entradas.

Por último, Carcassonne es uno de los muchos lugares donde podéis disfrutar de una de las grandes obras de la ingeniería: el Canal du Midi(1666-1681), declarado Patrimonio de la Humanidad. Diseñado por Pierre-Paul Riquet, el Canal del Mediodía se une en Toulouse al Canal del Garona para formar el llamado «Canal de los dos Mares», en referencia al Atlántico y el Mediterráneo. En el puerto de Carcasona podéis reservar paseos en barco, aunque también es posible recorrer el lateral andando o en bicicleta.

Información práctica para visitar Carcasona

 Ubicación

  • Carcassonne, Departamento de Aude, Occitania, Francia (ver mapa al pie)

 ¿Cómo llegar a Carcasona?

  • Coche. Desde Barcelona por Perpignan (3h 15′): AP-7, luego A9 hasta Narbonne, después A61 hasta salida 24, seguir por N113 hacia «Carcassonne centre» y buscar señales de «Cité de Carcassonne». Desde San Sebastián/País Vasco (4h 15′): A64 hasta Toulouse, luego A61 hasta salida 23, después N 113 hacia «Carcassonne centre» y buscar letreros de «Cité de Carcassonne». Si necesitáis alquilar coche nosotros os recomendamos que lo hagáis aqui, ya que suelen ofrecer las mejores tarifas.
  • Bus. Empresas como Alsa, Ouibus, Flixbus y Eurolines ofertan rutas directas a destinos como Barcelona (17€ aprox., 4h 30′) o San Sebastián (45€ aprox., entre 5h 30′ y 7h).
  • Tren. Carcasona tiene una estación de tren al norte de la Bastida de San Luis, aunque las conexiones con España son escasas y siempre requieren al menos un cambio de línea. En la web de oui.sncf podéis comprobar horarios y precios desde vuestro destino.
  • Avión. Carcasona tiene un pequeño aeropuerto, pero no hay vuelos a España. El aeropuerto internacional más cercano es el de Toulouse (105 km, 1h 10′ en coche). En Skyscanner o Momondo podéis comprobar conexiones, precios de los vuelos, etc.

 Horarios de Carcasona

  • Ciudadela: abierta 24h al día, todos los días.
  • Castillo de Carcasona: abril-septiembre: de 10 a 18:30h (último acceso 45′ antes). Consultad aquí los horarios completos y días de cierre.
  • Museo de la Inquisición: julio-agosto: 10-20h. Resto del año hasta las 18h.
  • Musée de l’école: Febrero-octubre: 10 a 18h. Resto del año hasta las 17h.

 Precios de Carcasona

  • Entrada a la ciudadela: gratis.
  • Castillo de Carcasona: 9€ adulto, 7€ reducida, menores de 18 años gratis. Audioguía: 3€. Compra online tus entradas para evitar colas.
  • Museo de la Inquisición: 10,5€ adultos, 9,5€ estudiantes, 7,5€ menores de 14
  • Musée de l’école: 3,50€ adultos. Reducida 3€, menores de 12 años gratis.
  • Aparcamiento Puerta Narbona: Primeros 30′ gratis. 15 min = 1 € (hasta 2 horas). 45 min = 0,50€ (a partir de 2 horas). Gratis a partir de las 20h y antes de las 8h.
  • Hay aparcamientos gratuitos en Quai Bellevue y Avenue du Général Leclerc, entre otras calles cercanas.

 Webs oficiales

 ¿Donde dormir en Carcasona?

  • De nuestras visitas a Carcasona, solo en 2 de ellas dormimos allí, y en ambas ocasiones escogimos La Rapière Carcassonne. Este bed and breakfast está situado justo fuera de las murallas medievales, a solo 150 metros de la ciudad medieval de Carcasona y a 15 minutos a pie del centro. Dispone de bar restaurante de temporada con terraza y vistas a la ciudad medieval. Hay WiFi gratuita.
  • Si lo preferís, aquí os dejamos un listado de hoteles en Carcasona.
  • Una opción de alojamiento muy interesante es Airbnb. Podéis dormir en casas de particulares o bien alquilar apartamentos privados a muy buen precio. Si os dais de alta con nuestro enlace recibiréis 25€ de bienvenida.

 ¿Donde comer en Carcasona?

  • El plato típico de Carcasona es el Cassoulet, un contundente guiso a base de alubias blancas, pato confitado, tocino, costilla de cerdo, etc. ¡100% recomendable! Lo ofrecen en todos los restaurantes de la ciudadela, pero los precios suelen ser altos.
  • Por desgracia el restaurante al que solíamos ir cerró sus puertas, aunque en su lugar han abierto la «Brasserie Café LUCIEN«, con buenas reseñas en Tripadvisor y Google. Además de la comida, nos gustaba por estar alejado del meollo y por su tranquila terraza interior, con vistas a las murallas. Y eso no ha cambiado.

Mapa de Carcasona

Ampliar mapa de Carcasona

Esperamos que estas ideas os sean útiles a la hora de visitar Carcasona y os dejamos también algunos enlaces prácticos para vuestros próximos viajes.

Continuará …

0 Comments

Reply your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Translate »