Ciudades, Consejos, Guias

Bucarest. El Pequeño París. 🕍⛪

bucarest-el-pequeno-paris

Bucarest, El Pequeño Paris, dispone de dos aeropuertos internacionales. Uno de ellos es el Henri Coanda-Otopeni, situado a 16 kilómetros de la ciudad. Éste es el mayor y el más importante de la capital, operando la mayoría de las líneas aéreas. El segundo de los aeropuertos es el Aurel Vlaicu Baneasa, a ocho kilómetros de la ciudad, donde operan las principales compañías de bajo coste, y a donde seguramente se llega si volais desde España, sobre todo si venís desde Madrid, Barcelona, Valencia o Málaga. Desde ambos aeropuertos hasta el centro de Bucarest, os separa mas o menos una hora en taxi.

Primera impresión

Caminando por su centro histórico, vais a ver una combinación de estilos arquitectónicos que dan a Bucarest un toque especial.

Bucarest, Rumanía, se ganó este sobrenombre de El Pequeño Paris, a principios del siglo XX por la construcción de grandes avenidas custodiadas por árboles que escondían majestuosos edificios de estilo neoclásico, y sobre todo, por la construcción de su Arco del Triunfo, a imitación del que se puede encontrar en la capital de Francia.

Arco del Triunfo

Este monumento es uno de los primeros que hay que ver en Bucarest. Situado en una gran avenida, guarda un gran parecido con el de París. Como curiosidad, sepa que el arco que podrá contemplar es el tercero que se construye en el mismo lugar. El primero se levantó con el objetivo de que los saldados rumanos pudieran desfilar bajo él para celebrar la independencia de Rumanía en 1878, y con las prisas, se construyó en madera. Casi 50 años más tarde, se construyó otro temporal para conmemorar el fin de la Primera Guerra Mundial. Este fue demolido y en 1936 se erigió el que hoy se puede ver.

Bucarest-El Pequeño París🕍⛪

Bucarest en la epoca del comunismo

Desgraciadamente esta bonita ciudad, perdió muchos de sus atractivos durante el período comunista. Sin embargo, Bucarest combina una multitud de estilos compuestos por palacios neo clásicos, iglesias ortodoxas y enormes edificios, pero el que más destaca de todos ellos, es El Palacio del Parlamento Rumano, una mastondóntica obra del dictador Nicolae Ceausescu.

Palacio del parlamento

A pesar de su estilo neo clásico, es un edificio soviético, cuya construcción se inicio en 1985, en la que durante 5 años, 20.000 obreros, trabajaron en turnos de 24 horas. y para poder construirlo, se demolieron antes, más de 7000 viviendas y 17 templos religiosos que ocupaban ese espacio. Es el segundo edificio más grande del mundo, después de Pentágono.

Bucarest hoy en día

Aún así, Bucarest ha sabido renovarse y convertirse en uno de los centros culturales más importantes de Europa de Este. Es una ciudad que tiene muchos sitios por ofrecer Como el Ateneo Rumano, de un delicado estilo neoclásico, la iglesia de Stravopoleos, la entrada a las callejuelas de Lipscani, donde el relajado ambiente de las clásicas teterías os envolverá, El Palacio CEC, sus centros comerciales, etc.

Bucarest-El Pequeño París🕍⛪

Atracciónes

No deje de visitar el antiguo Palacio Real o la posada Hanul Manuc, de mediados del siglo XIX, que se conserva en perfecto estado. Aún se puede ver su estructura de madera, con las escaleras que conducen hasta las más de 100 habitaciones en las que descansaban los mercaderes que cruzaban Europa, y el patio y las caballerizas donde se resguardaban los caballos.

Las múltiples iglesias de la ciudad son otras de las atracciones que hay que ver en Bucarest. De las más de 250 que hoy están en pie, hay una que no puede dejar de visitar: la Iglesia Rusa de San Nicolás. Este templo ortodoxo le dará la sensación de encontrarse en otro país, en otro lugar. Su estilo le recordará más al de otros países como Rusia, pero sus cúpulas, recientemente restauradas, son inconfundibles y su interior bien merece una visita.

El Parque IOR es otro de los lugares que se conservan de la etapa más clasicista de Bucarest. Este espacio, que cuenta con un lago artificial construido para dotar a la ciudad de agua potable, le invitará al relax. En el podrá ver, además de las estatuas de algunos de los escritores rumanos más destacados, escenas de la vida cotidiana, como grupos reunidos para jugar al ajedrez o el backgammon.

Bucarest-El Pequeño París
Bucarest-El Pequeño París

Gastronomia

No podemos pasar por alto la cocina de Bucarest porque aparte de sus apetitosos platos y su rica diversidad, refleja la idiosincrasia de los habitantes de estas tierras. Esta bien conocido que a los rumanos les gusta comer bien y esto se nota en la gran cantidad de restaurantes y propuestas culinarias que llenan la capital rumana. La verdad es que hay una multitud de platos, ingredientes y recetas por lo que es difícil resumir aquí sus principales características, pero lo que se pueda decir con certeza, es que las sopas (ciorbele) son muy demandadas, habiendo una gran variedad: Ciorba con verduras y albóndigas, ciorba de callos al ajillo y nata, sopa de col, gulaş etc. Por lo tanto os vamos a sugerir un lugar verdaderamente autentico para saborear un gran bol de ciorba: Kicen. Es un restaurante pequeño, pero muy original y lleno de encanto.

Bucarest-El Pequeño París

Poftă bună!😋🍲 ¡Buen provecho!

Esperamos que la información te sea útil y te agradecemos todas las sugerencias, comentarios o dudas que querrás hacernos. Aquí te dejamos también unos pequeños consejos que te puedan servir a la ora de emprender tu futuro viaje:

Continuará.

0 Comments

Reply your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Translate »