blog, Ciudades, Consejos, Guias, otros, turismo, viajes

¿QUE VER EN CÓRDOBA?

que-ver-en-cordoba

En el primer lugar, os tengo que decir que el nuestro corazón pertenece a Granada, pero Córdoba es una ciudad donde volvemos siempre que podamos, porque para nosotros es una ciudad de las más bonitas de toda España. Y no solo por sus famosos patios, si no que además presume de una historia fascinante, de lugares verdaderamente interesantes y una gente fantástica! Vamos, si no has estado aún, ya estás tardando. Dicho esto, en este artículo vas a encontrar toda la información sobre: ¿QUE VER EN CÓRDOBA?

Corto Histórico

Como ya sabéis, Córdoba es una ciudad y municipio español en Andalucía, capital de la provincia homónima, situada en una depresión a orillas del Guadalquivir y al pie de Sierra Morena. Alberga una población de 325.916 habitantes en 2018, siendo la tercera ciudad más grande y poblada de Andalucía tras Sevilla y Málaga, y la duodécima de España.

De este modo, fundada por los romanos durante el siglo II a. C., llegaría a ser capital de la Hispania Ulterior en tiempos de la República romana, además de la provincia Bética durante el Imperio romano. No obstante, su momento álgido trascurrirá durante la dominación musulmana de la península ibérica, cuando se alzará como capital del Emirato de Córdoba, mientras que durante el Califato de Córdoba se convirtió en la ciudad más habitada, culta y opulenta de Europa y un centro líder mundial de la educación. Durante la larga Edad Media europea, en Córdoba florecieron las letras y las ciencias, gestándose las bases del Renacimiento europeo. Por otra parte, abundaron las mezquitas, las bibliotecas, los baños y los zocos, además de contar con multitud de fuentes, iluminación pública y alcantarillado durante la época de mayor esplendor califal.

Córdoba en la actualidad

Actualmente, Córdoba es la ciudad que más títulos Patrimonio de la Humanidad de la Unesco alberga del mundo. En 1984, la Mezquita-catedral de Córdoba fue incluida en la reputada lista, declaración que una década más tarde se extendería a todo el casco histórico.​ De la misma forma la Fiesta de los Patios Cordobeses fue designada Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad en diciembre del 2012​ y en julio de 2018 la ciudad palatina de Medina Azahara, en las afueras del núcleo urbano, fue declarada también Patrimonio de la Humanidad. Tiene además, uno de los cascos históricos más grandes de Europa, con 246’73 hectáreas con monumentos datados desde época romana.

Córdoba se conoce también como la ciudad de las 3 culturas, debido a la gran importancia que tuvieron en diferentes épocas de su historia la cultura romanaárabe y judía. Por lo tanto, para conocer lo mejor posible su pasado, una buena idea seria leer algo más sobre su interesante pasado, hacer un tour gratuito (deja propina!) o apuntarte a este tour.

¿Cómo llegar a Córdoba?

Comenzamos por decir que las formas más comunes de llegar a Córdoba son el coche, el autobús y el tren. Su cercanía con grandes ciudades hace que los turistas internacionales vuelen a Málaga o Sevilla y lleguen a Córdoba en tren o por carretera.

Tren

Por otra parte, la afluencia turística de Córdoba y su estratégica situación geográfica hacen que esté bien comunicada con grandes ciudades vecinas. Con los trenes de alta velocidad (AVE) es posible llegar desde Madrid en una hora y cuarenta minutos, desde Sevilla en cuarenta minutos o desde Valencia en tres horas.

En consecuencia, para consultar horarios, precios y tarifas de tren desde otras ciudades, visitad la página de Renfe. En ella podéis reservar online.

Aunque las tarifas no son muy económicas, los trenes son cómodos y rápidos. También existe la posibilidad de llegar a Córdoba en trenes convencionales de media distancia, aunque la duración y la comodidad no son comparables.

Coche

En cuanto a vviajar en coche, Córdoba se encuentra a una distancia de 390 kilómetros por carretera de Madrid. Utilizando la autovía A-4, el trayecto entre las dos ciudades en coche es de cuatro horas aproximadamente. Desde otras provincias el trayecto por carretera es mucho más corto, utilizando la A-45 para llegar desde Málaga, la N-432 desde Granada o la misma A-4 desde Sevilla.

A su vez, si vais en coche, debéis tener en cuenta que es prácticamente imposible aparcar en el casco histórico de Córdoba, que está lleno de zona azul y alberga poco espacio para coches. Finalmente, tenéis que saber que no vais a tener problema en aparcar al otro lado del Guadalquivir o en el recinto ferial de El Arenal, porque los parkings son enormes.

Para planificar el itinerario, podéis usar páginas como Google Maps o Guía Repsol.

Autobús

La forma más económica de llegar a Córdoba es en autobús, aunque en función de vuestra ciudad de origen puede ser un trayecto pesado. El viaje en autobús desde Madrid a Córdoba dura unas cuatro horas y media.

Podéis consultar las líneas, horarios y tarifas desde la web oficial de las empresas que operan este servicio:

Aeropuerto

El aeropuerto de Córdoba se encuentra a unos 15 kilómetros del centro de la ciudad. Actualmente solo acoge vuelos privados de aviones de hasta ochenta pasajeros, por lo que no es una buena opción para turistas extranjeros.

La mejor alternativa es volar hasta Madrid, Málaga o Sevilla y llegar a Córdoba en tren o por carretera.

¿Qué ver en Córdoba?

Ahora sí, vamos a ver todo lo que ver y hacer en Córdoba, esta preciosa ciudad andaluza:

Situada en una espaciosa llanura, que limita al norte con las estribaciones de Sierra Morena, y al sur con el río Guadalquivir, la ciudad de Córdoba en España vive desde su origen una peculiar historia llena de momentos brillantes.  En 1984 la UNESCO declaró Patrimonio de la Humanidad a la Mezquita de Córdoba. Más tarde, en 1994, la Organización expandió esta denominación a gran parte del casco antiguo.

Una visita a Córdoba no está completa sin un tour en autobús por la ciudad.

Tour en autobús

Deja que City Sightseeing sea tu guía. Te llevaran a recorrer 24 paradas mientras aprendes hechos interesantes sobre cada rincón gracias a las audio guías multilingües.

Hay tantas atracciones turísticas y puntos de interés en Córdoba, que puede ser muy estresante querer incluir todo lo que te gusta en poco tiempo. Deja el estrés atrás y sube a los autobuses de dos plantas y techo descubierto.

Los ‘free tours‘ de Córdoba

Antes de empezar el viaje virtual por Córdoba, como siempre te recomendamos apuntarte a alguno de sus free tours. Aquí te contamos cuales son los más interesantes:

Free tour de lo imprescindible de Córdoba

El tour clásico, para descubrir junto a un guía de la ciudad, los principales atractivos de Córdoba. Durante 2 horitas, pasarás por sitios como el Puente Romano, el Alcázar de los Reyes Cristianos, la Sinagoga o la Mezquita, donde acaba la visita. Un tour completito para aproximarte a esta ciudad andaluza tan rica de historia!

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour Patios de Córdoba

Los patios de Córdoba, con sus macetas florecidas y llenas de colores, son toda una seña de identidad de la ciudad. Este tour pretende no solo que descubras algunos de estos patios escondidos, privados y preciosos, sino también que aprendas más sobre esta tradición cordobesa.

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour de leyendas y misterios

Una ciudad con tanta historia y donde convivieron tantas culturas diferentes, por fuerza debe esconder bajo su fachada cientos de leyendas y misterios. ¿Sabes por qué hay una torre que se llama de la Malmuerta? ¿Y el mito del Cristo de los Faroles? Con este tour conocerás estas y muchas más historias.

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour nocturno por Córdoba

Cuando el sol se pone y las luces de las farolas iluminan la ciudad, Córdoba se muestra más bonita que nunca. Si el calorazo del día no te ha dejado disfrutar de la visita, este free tour nocturno es tu salvación: durante 2 horas recorrerás parte de la ciudad y aprenderás un montón sobre su historia y el gran legado que judíos, musulmanes y cristianos dejaron en la ciudad.

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour de Medina Azahara

A solo 10 km del centro de Córdoba se encuentra la ciudad palatina de Medina Azahara, nombrada recientemente Patrimonio Mundial por la Unesco. Si quieres recorrerla con este free tour, tienes que presentarte delante del Centro de Visitantes del yacimiento a las 10.40. El tour dura 2 horas y gracias a un guía experto visitarás las principales salas y estancias y conocerás en detalle la historia de la conocida “Ciudad Brillante”.

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour subterráneo por Córdoba

Está claro que Córdoba luce espectacular pero ¿y si te decimos que hay una Córdoba secreta y subterránea que ni imaginas? Es así: termas y teatros romanos, necrópolis, salas de rituales y muchas sorpresas más, te esperan en este free tour subterráneo que gustará a todos los que aman las curiosidades e ir más allá de las típicas visitas.

→ Reserva tu plaza aquí

Free tour teatralizado por Córdoba

Si quieres descubrir la ciudad y su pasado acompañado por personajes que lo han vivido… este tour te flipará! Es un tour teatralizado donde conocerás la diferentes etapas de la historia cordobesa junto a antiguo arqueólogo, al Padre de Miguel de Cervantes, al Visir de Abderramán III y a un ciudadano romano.

→ Reserva tu plaza aquí

Seguro que entre estos free tours de Córdoba encontrarás (al menos) uno que se adapte perfectamente a tus gustos. Pero si puedes, hazlos todos! Además, no dejes de leer nuestro post de que ver y hacer en Córdoba para que tu visita sea lo más completa posible. Y echa un vistazo a nuestras recomendaciones gastronómicas andaluzas que, tras tanto patear, estarás hambriento 😉

¿Has hecho algunos de estos tours gratis? Esperamos que ahora conozcas mejor cuales son los mejores free tours de Córdoba, y disfrutes del viaje!

La Mezquita de Córdoba

La gran protagonista y la que se lleva las primeras miradas asombradas de los viajeros es La Mezquita de Córdoba.

Pero que su nombre no te engañe: es una mezquita-catedral, ya que, si bien en el año 785 fue construida por los árabes como mezquita, tras la Reconquista pasó a ser catedral católica.

Es un lugar impresionante, aunque el interior con 1300 columnas y 360 arcos de piedra blanca roja es para recordar toda la vida. La entrada cuesta 10€ (gratis todos los días de 08:30 a 09:30), si prefieres contratar un tour guiado (22€) puedes hacerlo aquí.

El Patio de los Naranjos

Y no te saltes el famoso Patio de los Naranjos, desde donde hay una perspectiva de la Mezquita super chula.

Si visitas la ciudad entre abril y junio estás de enhorabuena! Podrás disfrutar de los patios de Córdoba en todo su esplendor (hay hasta festival!). Te dejamos un mapa con las rutas y los patios más interesantes, aunque si quieres conocer los más bonitos y aprender más sobre ellos, apúntate a un tour por los mejores patios de Córdoba.

La gastronomía

En Córdoba se come de escándalo, no puedes dejar la ciudad sin haber probado las especialidades gastronómicas locales como el salmorejo, el flamenquín, las berenjenas fritas, el rabo de toro, el pescado japuta y sus famosos caracoles. ¿Dónde hacerlo? Uno de los mejores salmorejos se encuentra en La Bodega. En cuanto al flamenquín, Casa Rubio es toda una garantía de éxito. ¿Y los mejores caracoles? En temporada de caracoles (primavera) se pueden encontrar en muchas placitas y barecitos, aunque dicen que en La Magdalena preparan unos de los mejores caracoles de Córdoba. Sigue leyendo nuestro articulo y encontraras mas detalles sobre ¿Qué comer y donde comer en Córdoba?

El Puente Romano

Cruza el Puente Romano y maravíllate con las vistas, sobre todo si lo haces al atardecer. Ya sabes que es el momento más especial del día! Sin duda, es una de las mejores cosas que ver y hacer en Córdoba.

La Puerta del Puente y la Torre Calahorra

En los dos extremos del puente se levantan sendos monumentos, declarados Bienes de Interés Cultural. Se tratan de la Puerta del Puente un arco del triunfo del siglo XVI, en la margen interior del río Guadalquivir. Y la Torre Calahorra, que antaño fue una torre de defensa y hoy alberga el Museo Vivo de al-Andalus, sobre la convivencia entre las culturas judía, cristiana y musulmana.

La Torre de la Malmuerta

Otra torre por donde pasarás casi seguro es la Torre de la Malmuerta. Fue la que más me impacto en mi primera visita, no tanto por su construcción sino por su leyenda. Cuentan que la torre se construyó en el mismo sitio donde la noble Clara Herrera fue asesinada por su viejo marido Gómez de Figueroa, enfermo de celos.

El rey Don Enrique sentenció a este a vender todas sus pertenencias y construir una torre en honor a la joven “malmuerta”. Puedes leer la leyenda con más detalle aquí.

La Puerta del Puente es una de las tres puertas de la ciudad que quedan en pie. Las otras dos son la Puerta del Almodóvar y la Puerta de Sevilla.

El Palacio de Viana

Si en la próxima vida nacemos pijos cordobeses, nos pedimos ocupar el Palacio de Viana. Se trata de una casa-museo que muestra lo que eran los palacios nobles de la Edad Media.

Se ocupó por diferentes familias hasta el siglo pasado, cuando los marqueses de Viana lo cedieron para convertirse en museo. La entrada cuesta 8€ y con guía oficial 18€.

La Judería de Córdoba 

La Judería de Córdoba es otro lugar importantísimo para entender la historia de la ciudad. Como su nombre indica, en este barrio vivió la comunidad judía entre los siglos X y XV, aunque sus primeros habitantes se remontan muchos siglos antes.

La Sinagoga de Córdoba

Podrás perderte por sus callejuelas y visitar la Sinagoga, construida en el año 1315 y activa hasta que los judíos fueron expulsados de la ciudad a consecuencia del Edicto de Granada.

La entrada es gratis para ciudadanos de la UE, 0,30€ para los demás. Puedes apuntarte a este tour que incluye la visita guiada al Alcázar y a la Judería.

La Calleja de las Flores

En la Judería encontrarás una de las calles más bonitas y fotografiada de Córdoba: hablamos de la Calleja de las Flores. Rodeado de geranios tendrás una curiosa panorámica de la Torre de la Mezquita.

¿Cansado?
Todavía nos quedan cosas que ver y hacer en Córdoba 🙂

La Plaza de la Corredera

Si has sido buen viajero, a estas alturas ya estarás reventado tras tanto pateo. Así que nada mejor que pararte en la Plaza de la Corredera y tomar una cervecita con una tapa. O dos. O tres. Nosotros cenamos en el bar El Patri y muy recomendado!

Los vestigios romano de Córdoba

¿Sabías que en Córdoba existe todavía un templo romano? O bueno, lo que queda de un templo romano (eso sí, es muuuy chulo). Se encuentra en la Calle Capitulares.

Otros de los restos romanos de la ciudad son los Mausoleos Romanos, dos edificios de planta circular que sirvieron como tumbas para alguna familia pudiente en el siglo I d.C. Aunque parezca mentira, no fueron descubiertos hasta el año 1993!

El Alcázar de los Reyes Cristianos

El Alcázar de los Reyes Cristianos es otra visita imprescindible en Córdoba. Esta fortaleza conserva entre sus imponentes muros restos de sus orígenes romanos, visigodos y árabes. Por lo que se convierte en un claro ejemplo de lo que significó Córdoba en épocas pasadas.

Entre sus patios, destaca el Morisco, donde el agua es gran protagonista. La entrada cuesta 4,5€.

Los Jardines del Alcázar

Y ya que estás aquí, date una vuelta por los Jardines del Alcázar. En primavera, cuando se llenan de flores, son aún más impresionantes.

La Plaza de las Tendillas

Otra cosa que ver y hacer en Córdoba es pasar por la Plaza de las Tendillas y escuchar su curioso reloj. Cada hora en punto en lugar de campanadas ameniza a los transeúntes con el sonido de una guitarra.

Cena con espectáculo flamenco

Y hablando de guitarras… ¿te apetece disfrutar de una cena con espectáculo flamenco?

No encontramos mejor sitio que Córdoba para ello! Aquí tienes uno muy interesante.

La Capilla de San Bartolomé

Uno de los rincones que nos sorprendieron fue la de la Capilla de San Bartolomé, pequeñita pero super linda, colorida y con una curiosa arquitectura mudéjar.

Entrada de 1,5€ de lunes a viernes y 2€ sábados y domingos.

 El Cristo de los Faroles

La obra Cristo de los Desagravios y Misericordia, conocido popularmente como el Cristo de los Faroles, es una escultura ubicada en la ciudad de Córdoba y realizada en 1794 por el escultor Juan Navarro León, siendo su promotor el capuchino franciscano Fray Diego José de Cádiz.​

Se encuentra enclavado en uno de los lugares más tradicionales cordobeses, la plaza de Capuchinos, muy cerca de la Cuesta del Bailío, y su nombre se debe a que se encuentra iluminado por ocho faroles que le rodean y le dan su nombre popular

El yacimiento arqueológico Medina Azahara

Haz una excursión a Medina Azahara (Madīnat al-Zahrā), el mayor yacimiento arqueológico del país, que se encuentra a 7 Km de Córdoba. La que en el pasado fue una ciudad administrativa y residencial del califato, hoy en día representa uno de los mejores legados hispanomusulmanes que existen.

Además recientemente ha sido nombrada Patrimonio Mundial de la UNESCO. Hay un tour que incluye transporte desde Córdoba, entrada y guía. O si puedes llegar en tu propio coche, también tienes este free tour para conocer con más detalle este imprescindible lugar de Córdoba.

Encuentra la Experiencia Hammam en los Baños Árabes Andalusíes de Córdoba

Para acabar el día (que ha sido bastante movidito jeje) te proponemos un planazo: una visita al Hammam Al Andalus (28€/persona) donde podrás darte unos baños relajantes en un hammam tradicional perfectamente refreado. Reserva tus entradas aquí.

¿Conoces más cosas que ver y hacer en Córdoba? Déjanos un comentario con tus recomendaciones!

Córdoba, Capital Mundial del Caballo Español

Si hay una ciudad que por historia y prestigio deba ser considerada como una auténtica capital cultural del caballo en España, esta no puede ser otra que Córdoba.

Su importancia en el mundo ecuestre se remonta a la época de Felipe II, donde Córdoba dio a luz a la mejor raza del mundo: el Caballo Andaluz o Pura Raza Española.

¿Quieres disfrutar de un espectáculo donde el caballo baila al son del flamenco con una bailarina? ¿Y ver de cerca la leyenda viva del caballo Pura Raza Española? Entonces no te pierdas la parte más ecuestre de Córdoba

¿Qué comer en Córdoba?

La gastronomía y comida típica de Córdoba es una de las más conocidas dentro de Andalucía y de toda España, basada en el uso de productos e ingredientes naturales en la elaboración de sus recetas.

Haber servido de crisol cultural durante siglos ha permitido que diversas herencias culinarias se plasmen en la cocina cordobesa, donde encontramos honorables menciones a los estofados, a los productos de la huerta y a las frituras, muy relevantes en un territorio donde se siente predilección por el aceite de oliva de calidad.

Aunque los guiños a la cultura mozárabe en la actual tradición culinaria no son abundantes, aunque hay excepciones, la realidad es que existen varios platos que son referentes de lo cordobés a nivel nacional y que casi todos tenemos bien identificados.

Platos típicos de Córdoba

A continuación te mostramos  de los platos más típicos andaluces que puedes probar si visitas la provincia de Córdoba. Además si tienes pensado visitar Córdoba y probar estos deliciosos platos cordobeses, puedes alquilar una casa rural en Córdoba entre todas las que tenemos disponibles.

Salmorejo

El salmorejo es una crema muy típica de la provincia de Córdoba, aunque, debido a su ligera textura y consistencia, suele servirse también como acompañamiento de otros alimentos, usándose como salsa.

Para su elaboración se hace un majado de miga de pan, al que se añaden otros complementos, como tomates, ajos, aceite de oliva y sal. Tiene que alcanzar una consistencia parecida a la del puré de patatas, y se suele servir adornado por encima con diversas guarniciones, como picatostes, trocitos de jamón o yemas de huevo duro ralladas.

Flamenquines

El Flamenquín Cordobés es uno de los platos más típicos que puedes comer en Córdoba y que está presente en la mayoría de sus bares y restaurantes.

Consiste en un empanado en forma de rulo donde se envuelve la carne con el jamón, que seguidamente se rebozan en harina y huevo  y se fríen en una sartén con abundante aceite de oliva bien caliente.

Respecto del relleno del flamenquín, la receta original no lleva queso, aunque en la actualidad la receta se ha ido adaptando y podemos encontrar flamenquines con diferentes rellenos.

Rabo de toro

Otra de las comidas cordobesas más tradicionales es el rabo de toro, un exquisito guiso con un origen muy antiguo. Se trata en esencia de un estofado, cuyo ingrediente principal es el rabo de toro o de vaca.

Como pasa con muchos de los platos populares, existen muchas variedades del mismo, y, aunque la esencia es la misma, varían a veces los complementos del estofado, que suelen consistir en tomates, cebollas, ajos, pimientos, zanahorias, caldo de carne, vino tinto, harina, diversas especies, aceite de oliva y sal.

Berenjenas fritas con miel

Las berenjenas fritas con miel constituyen otro de los platos más populares de la provincia de Córdoba, y en los últimos tiempos se han ido convirtiendo también en una de las tapas más solicitadas en los bares y otros establecimientos de los diversos municipios de dicha provincia.

Se cortan las berenjenas, ya sea en rodajas finas o en bastoncitos, y se le echa sal por encima, esperando media hora para que saquen el ácido. A continuación, las secamos y las enharinamos, friéndolas en una sartén con abundante aceite de oliva, bien caliente, hasta que estén doradas.

Las dejamos escurrir y, en el momento de servir, sin esperar a que se enfríen o a que pierdan el punto crujiente, les echamos por encima un hilo de miel.

Boquerones en vinagre

A la hora del aperitivo en cualquier establecimiento de nuestro país, los boquerones en vinagre se convierten, sin duda, en uno de los más solicitados. En Córdoba, al igual que en otros rincones de nuestra geografía, son un plato muy popular, y además de una elaboración muy fácil.

Es imprescindible que los boquerones sean bien frescos para sacarles todo el partido posible.

Lo primero que se hará es sacarles las cabezas, las tripas y las espinas. Una vez lavados, los dejaremos durante 15 minutos en agua bien fría.

Pasado este tiempo los iremos colocando en una bandeja adecuada, formando capas, que iremos salando, para, seguidamente, rociarlos con una mezcla hecha con un 20% de agua y un 80% de vinagre, aunque muchas personas usan sólo vinagre, lo cual dependerá de lo fuertes que nos gusten. Los mantendremos así entre 8 y 10 horas y los escurriremos bien.

Para terminar, volveremos a ponerlo en capas echando sobre ellas ajo y perejil bien picados, y bañaremos todo el contenido en aceite de oliva. Los podemos acompañar con aceitunas.

Jamón Ibérico de los Pedroches

Uno de los productos más sabrosos y populares de la provincia de Córdoba es, sin duda, el jamón ibérico de los Pedroches. Se trata de un pretigioso jamón de bellota, con Denominación de Origen Los Pedroches.

Los Pedroches son una comarca del norte de la provincia de Córdoba, limitando ya con la provincia de Badajoz, de la comunidad extremeña. En este valle se halla la Cooperativa Ganadera del Valle de los Pedroches, una empresa emblemática de la zona que destaca por su cerdo ibérico curado.

Japuta en adobo

La japuta, conocida también como palometa, es un pescado que, en adobo, constituye uno de los platos más típicos de la gastronomía cordobesa.

Para su elaboración, se pone el pescado, cortado en trozos limpios de piel y espinas, en adobo con ajos, pimentón dulce, orégano y aceite de oliva. Se deja macerar durante unas 8 horas, permaneciendo durante este tiempo en el frigorífico.

Pasado este tiempo, ya podemos enharinar y freír los trozos de pescado en abundante aceite bien caliente.

Alcachofas a la montillana

Las alcachofas a la montillana, aunque extendida por muchos rincones de la comunidad andaluza, es una receta tradicional de la provincia de Córdoba. Sus ingredientes principales, como podemos deducir fácilmente de su nombre, son las alcachofas y el vino con Denominación de Origen Montilla-Moriles.

Para elaborar el plato, se cuecen las alcachofas, para seguidamente rehogarla con ajos y cebollas en una cazuela, añadiendo vino, caldo de jamón, hierbabuena y azafrán. Se deja reducir, hasta que queda una salsa fina, y antes de apartar del fuego se añaden unas tiras finas de jamón.

Caracoles

Para acabar, otro de los productos típicos de la gastronomía cordobesa son los caracoles, que suelen hacerse en salsa, aunque existen diversas variantes, dependiendo en gran parte de la zona.

Se trata de un guiso en el que se cocinan los caracoles junto a diferentes complementos, como tomates, cebollas, pimientos rojos, ajo, pan del día anterior, vino, hierbabuena y algunas especies como comino, azafrán, pimienta, nuez moscada y pimentón dulce.

Ajoblanco

El ajoblanco es un plato muy extendido no sólo en la provincia de Córdoba sino también en otras provincias de Andalucía. Se trata de una sopa fría, usando como ingredientes ajo, almendras molidas, pan, agua, aceite de oliva y sal. Algunas personas le añaden también un poco de vinagre.

Pastel cordobés

El pastel cordobés es uno de los dulces y postres más típicos de Córdoba que podemos probar. Es muy típico consumirlo el 17 de noviembre, en que se celebra el día de los santos patronos de Córdoba, Santa Victoria y San Acisclo.

Consiste en una torta de hojaldre, que se suele rellenar con productos como el cabello de ángel o la cidra. A veces incluso con jamón.

Según se cuenta, parece que las artífices de este exquisito postre fueron dos confiteras que tenían, a comienzos del siglo XX, una pastelería en la calle San Pablo de la capital cordobesa.

¿Dónde comer en Córdoba?

Bares de raciones y tapas

El tapeo está a la orden del día en la ciudad, encontrando numerosos ejemplos de locales clásicos pero también de nuevas propuestas en las que la barra se convierte en gran protagonista. Frecuentes en ellos serán la presencia de las berenjenas y de los flamenquines, pero no suelen faltar otras recetas como la japuta en adobo, los boquerones en vinagrelas alcachofas a la montillana y muchas frituras.

Dos son las principales zonas en las que salir a los bares y tabernas de Córdoba: la Judería y la Plaza de las Tendillas, consideradas el epicentro gastronómico de la ciudad, aunque en nuestra ruta también te sacaremos de los lugares más comunes para que conozcas una Córdoba diferente.

Taberna Luque

Aquí confraterniza el foráneo y el cordobés, en torno a una gran barra que se llena en los aperitivos y fines de semana con motiva. Su trinidad de salmorejo, rabo y flamenquín es conocida en la ciudad pero no se debe dejar de lado la plancha desde la que se cocinan mariscos y pescados.

Todo ello debidamente regado con vino de la tierra y muy, muy cerca de la Mezquita – Catedral.

Calle Blanco Belmonte, 4

Taberna El Abanico

Guirnaldas y coloridas flores dan la bienvenida a esta taberna pequeñita en la que repasar también el podio de los tres grandes platos de la ciudad. Buena fama aquí tiene también las berenjenas fritas, el perol cordobés y las croquetas –en especial la de rabo de toro-, por lo que podrás descubrir con facilidad los estandartes culinarios de la ciudad en su barra.

Calle Velázquez Bosco, 7

Taberna Góngora

Sencillez y tradición se citan en este local familiar, asequible pero donde también se esconde una impresionante bodega con la que se podría perder la cabeza. En su carta se encuentra también la citada trilogía del tapeo cordobés pero aquí el peregrinar se realiza en busca de sus boquerones al limón, de los más famosos de la ciudad, por lo que no conviene dejar de pasar por la Taberna Góngora.

Calle Condes de Torre Cabrera, 4

Casa El Pisto

Desde 1880 llevan batiéndose el cobre gastronómico en esta centenaria barra, en la que lleva dándose cita la sociedad cordobesa y en especial la taurina durante generaciones.

El nombre propio del local en la cocina es el del pisto, al que se corona con huevo. Mención especial merecen también sus frituras de pescaditos del día o los guisos de carne, como puede ser el magro con tomate, el venado en salsa o el sempiterno rabo de toro.

Plaza de San Miguel, 1

Taberna Casa Salinas

Japuta, ajoblanco o naranjas picás con bacalao son sólo una muestra de la cocina tradicional que se sirve sobre esta añeja barra.

Allí también están los cinco grandes platos de la gastronomía cordobesa, dispuestos para servirse en tapas y raciones, en los que también se suceden platos de cuchara como el guiso de manitas o unas soberbias habitas con rabo.

Calle de Tundidores, 3

Restaurantes donde comer bien y barato

Córdoba también es un ejemplo de convivencia gastronómica entre los nuevos y los viejos tiempos, y en estos restaurantes, sin dejarte una fortuna, puedes conocer de lo mejorcito de la ciudad a través del plato.

El churrasco

Su rabo de toro tiene justa fama de ser uno de los mejores de la ciudad, por lo que siempre es una opción a tener en cuenta si uno quiere asegurar el disparo.

Además cuenta con una buena selección de carnes y pescados, incluso una peculiaridad, relativamente rara, como es el gazpacho de piñones con manzanas y pasas, que también se degusta en la barra y es realmente sorprendente.

Calle Romero, 16

Taberna La Montillana

Más de 70 años lleva abierta esta taberna, sólo que en los últimos años ha llevado a cabo un lifting, tanto estético como culinario, que le ha dado nuevos aires.

Sigue habiendo recetario clásico, que se enarbola en cinco o seis platos, pero también algunos guiños y elaboraciones más internacionales con los que reverdecer los laureles del producto cordobés, como el cerdo ibérico, los cortes de vaca del Valle de los Pedroches o las verduras locales. Mención especial merece el rabo de toro al oloroso, acompañado de una crema de hortalizas naranjas que tiene justa fama.

Calle San Álvaro, 5

Cocina 33

Rompiendo con los tópicos gastronómicos de la zona, Cocina 33 enarbola una propuesta viajera en un ambiente muy distendido, del que son responsables David Carrillo y Gloria Santiago, que han conquistado al público cordobés que quiere salir de la rutina culinaria.

La carta está repleta de toques de fusión en la que preparaciones orientales como las gyozas o las setas thai conviven con el risotto de rabo de toro (un imprescindible) o el atún asado en costra de sésamo negro.

Paseo de la Ribera, 24

Taberna San Cristóbal

Rabo De Toro En Taberna San Cristobal© Taberna San Cristóbal

De lo moderno pasamos de nuevo al purismo gastronómico, en un restaurante al que podríamos catalogar “de toda la vida”, en el que la fritura acompaña a los clásicos cordobeses, entre los que tienen gran fama los caracoles –siempre que sea temporada- y una amplísima carta de carnes entre corderos, terneras y cerdo ibérico, perfectos para acertar con la comanda en cualquier momento del año.

Calle Rodolfo Gil, 4

Restaurantes de precio alto

Estrellas Michelin con ascendente histórico, promesas de la nueva cocina cordobesa y alguna referencia histórica colman el podio de los restaurantes ‘caros’ de la ciudad, aunque como siempre, el valorar un menú siempre acaba siendo relativo.

Bodegas Campos

Con más de un siglo de historia (abrieron en 1908), Bodegas Campos es un restaurante fundamental para entender la cocina cordobesa. En sus salas, muchas de ellas adornadas con barricas de vino, firmadas por un sinfín de personalidades, se degustan algunos básicos de gastronomía local como el rabo de toroel salmorejo o los flamenquines. Además, se acompañan de algunas recetas más contemporáneas con las que seducir a todos los públicos sin dejarse una fortuna, ya que una comanda estándar puede oscilar entre los 35 y 40 euros por persona.

Calle Lineros, 32

Noor

La gran estrella (Michelin) de la ciudad está comandada por el chef Paco Morales, que en apenas una década se ha convertido en el referente de la cocina andalusí de la ciudad. Haciendo una intensa recopilación gastronómica de recetas centenarias, el chef traduce al siglo XXI numerosas preparaciones casi perdidas en el tiempo. El resultado es una cocina de autor en la que los sabores de antaño sumergen al comensal en un viaje a través de la historia. Todo ello en un ambiente único, con un comedor moderno y luminoso en el que también abundan los guiños a épocas pretéritas. Los precios de las propuestas, disponibles en tres menús degustación, oscilan entre los 95 y los 170 euros, sin incluir maridajes.

Calle Pablo Ruiz Picasso, 8

ReComiendo

Periko García es otro de los artífices de la renovación gastronómica cordobesa. Ejemplo de alta cocina pero con los pies en la tierra, el chef ofrece dos menús degustación en este coqueto local (con maridajes opcionales) bastante ajustados de precio –entre 38 y 48 euros por menú- en lo que él denomina “cocina de recuerdos”. Una opción culinaria que acaricia las estrellas (incluidas las de la guía gala) y que es un fundamental en las rutas gourmet de la capital califal.

Calle del Mirto, 7

La Casa de Manolete Bistró

Dos son los espacios gastronómicos que se han abierto recientemente en la que fuera la casa del célebre matador de toros: A flor de piel y La Casa de Manolete Bistró, cuyas propuestas culinarias están desarrolladas por el chef Juanjo Ruiz. En la Casa de Manolete, el chef cordobés revitaliza el recetario clásico pero sin perder el norte. Un ejemplo es el salmorejo –una de las especialidades del chef- contemporáneo con esturión de Río Frío ahumado y caviar de espárragos blancos o una referencia como el paté de perdiz escabechada. La carta además sufre variaciones diarias y puede ser más o menos asequible en función de la comanda, pero suele ofrecer un ticket medio entre los 30 y 40 euros.

Avenida de Cervantes, s/n

El Envero

En menos de 10 años El Envero se ha convertido en uno de los fundamentales de la nueva mesa cordobesa. A los mandos de la cocina ahora está la chef Zahira Ortega, que ha ‘heredado’ el cargo de Antonio López (ahora en Tellus), para seguir cosechando éxitos. Imprescindible es la mazamorra, así como la croqueta fluida, que ya son sellos de la casa. A su vera no conviene dejar pasar al tiradito de presa ibérica o el tartar de gambas con gazpacho de cereza. Apuestas a caballo ganador que además se consolidan con una importante bodega, redondeando así una experiencia cercana a la matrícula de honor cuyo ticket medio se mueve en rangos de entre 30 y 50 euros.

Calle de Teruel, 21

Desayuno y brunch en Córdoba

En todo Córdoba abundan las cafeterías en las que comenzar el día, generalmente a base de tostadas con pan y aceite, aunque también encontrarás otras opciones. Un ejemplo de ello son los jeringos, que podrían pasar por churros, y que comparten con estos la forma de preparación y el hecho de ser fritos, aunque la versión cordobesa es más gruesa y lleva levadura. Resuelto este enigma gastronómico, lo mejor es que busquemos un par de referencias con las que llenar la tripa de buena mañana en la capital califal.

Café Niza

Desde 1964 lleva dando desayunos esta cafetería popular, una auténtica institución en la ciudad, en la que evidentemente se sirven jeringos por la mañana y durante las meriendas. Además se suelen acompañar de chocolate, por lo que es una buena parada a media tarde. También elaboran su propio pan, de masa madre, por lo que es una buena opción para los que quieran una alternativa diferente.

Calle de Antonio Maura, 43

Maddow Coffee Shop

Tartas caseras de estilo internacional como la de zanahoria o la red velvet coexisten con clásicas tostadas en este moderno local, en el que también ganan protagonismo los zumos recién hechos de diferentes frutas. Ubicado en la Juderia, esta cafetería contemporánea supone un buen contrapunto para los que quieran apostar por un desayuno de toques más sofisticados dentro de la ciudad.

Calle Cardenal González, 44

¿Dónde dormir en Córdoba?

Dónde alojarse en Córdoba: las mejores zonas y barrios

Las mejores zonas dónde alojarse en Córdoba se encuentran en el centro de la ciudad, más exactamente en la Judería, y en el centro moderno de la ciudad con referencias como la Plaza de las Tendillas y la Plaza de la Corredera. Ambas zonas son contiguas y conforman un área que se cubre caminando desde cualquier punto.

El alojamiento en Córdoba no es para nada caro, especialmente si renuncias a que tu hotel esté en la zona de la Judería. Con la excepción de algunos momentos del año especiales, tipo la Feria de Córdoba o el Festival de los Patios, es fácil hospedarse en Córdoba en un hotelito decente por menos de 50 euros.

Córdoba es una ciudad relativamente pequeña con distancias cortas. En general apenas te hará falta utilizar el transporte público más allá de desplazarte desde la estación de tren o de autobús hasta tu alojamiento si no quieres caminar.

¿Qué te cuento en este post?

Las mejores zonas dónde alojarse en Córdoba

Cualquier parte del centro de Córdoba es ideal para hospedarse en Córdoba. Para acotar más te recomendamos 4 zonas interesantes: La Judería, el centro moderno de Córdoba, el Vial del Norte, y la estación de renfe.

1. La Judería

En pleno centro de Córdoba, a orillas del río Guadalquivir, la Judería es la zona con más encanto. Con sus callejuelas estrechas de casas blancas y patios floreados es un pequeño laberinto por el que perderse y disfrutar sin prisa de lo mucho ofrece al visitante

Declarado Patrimonio de la Humanidad junto a todo el centro histórico, en este barrio y alrededores encontrarás los principales atractivos turísticos de la ciudad. Entre ellos y ocupando un puesto de honor: la Gran Mezquita, el Alcázar de los Reyes Cristianos y el Puente Romano.

En la Judería se entremezclan calles super tranquilas con otras muy animadas y abarrotadas de tascas, bares y restaurantes donde disfrutar del excelente tapeo cordobés.

Es sin dudas la mejor zona donde quedarse en Córdoba si lo que quieres es estar cerca de lo más importante que hay que ver en la ciudad y de las zonas más animadas para salir a cenar. La desventaja es que es el barrio más caro. Si encuentras algo que se ajuste a tu presupuesto y tus necesidades no lo dudes.

– Alojamiento en la Judería

2. Centro moderno de Córdoba (Plaza de las Tendillas y Plaza de la Corredera)

La parte más moderna del centro de Córdoba sería todo el área que cubriría los alrededores de las Plazas de las Tendillas y de la Corredera. Es una zona más moderna y muy comercial, donde se concentran los servicios administrativos de la ciudad.

Es una excelente zona para alojarse en Córdoba ya que sigues estando a un tiro de piedra de todo lo que hay que ver en ella. Por ejemplo desde la Plaza de las Tendillas hasta la Mezquita se llega en poco más de 5 minutos y desde la de las Correderas en algo más de 10 minutos.

Las calles de esta zona están siempre muy animadas y son ideales para salir de compras y disfrutar de sus buenos bares de tapas y restaurantes. Teniendo en cuenta que además de estar prácticamente encima de la Mezquita tiene una mejor relación calidad precio que la Judería es una alternativa igual de buena.

– Alojamiento en el centro moderno de Córdoba

3. Vial Norte

Otra opción interesante para hospedarse en Córdoba es la zona del paseo del Vial Norte (ubícate con la Avenida de la Libertad). Es también una zona moderna que sigue estando cerca del centro histórico de Córdoba. En función de en qué punto te alojes tardas una media de unos 20-25 minutos caminando hasta llegar a la Mezquita.

De día es una zona ideal para pasear, y de noche hay restaurantes y bares para salir de copas. También cuenta con la ventaja de estar cerca (en uno de sus extremos) de la estación de trenes y de autobuses.

Es uno de los sitios que sin estar muy apartados del centro puedes encontrar alojamiento en Córdoba a muy buen precio. Si no te importa usar el transporte público o caminar un poco para llegar a las zonas más turísticas, el ahorro puede compensarte para escogerla para dormir en Córdoba.

– Alojamiento en el Vial Norte

Si te animas a visitar la ciudad te recomiendo que le eches un vistazo a este post que probablemente te sea de utilidad para no perderte ninguna de las cosas más interesantes que se pueden hacer en Córdoba: Los mejores planes que hacer en Córdoba

4. La estación de trenes

La estación de trenes que podríamos ubicarla en el extremo de Vial Norte y del centro moderno de la ciudad es también una opción a considerar para alojarse en Córdoba. Hay un paseo de apenas 20 minutos para llegar hasta la Mezquita.

Las calles inmediatas a la estación no tienen mucho atractivo ya que es una zona eminentemente residencial. Una vez llegas a los Jardines de la Victoria la cosa ya cambia y te metes en pleno centro de Córdoba. Si encuentras una muy buena oferta es otra zona a considerar.

¿Cuál es la mejor época para visitar Córdoba?

La cuestión de en qué momento del año viajar a Córdoba depende de diversos aspectos. En general, Córdoba merece ser visitada en cualquier momento del año. A continuación, os dejamos unas indicaciones respecto a las temperaturas de la zona, precipitaciones, temporadas y precios para que cada uno pueda encontrar el momento perfecto.

Primavera

Sin duda la primavera es el mejor momento del año para conocer Córdoba. La ciudad presenta su mejor lado; hay una infinidad de flores que ponen un bonito contraste colorido con las paredes encaladas de blanco y que envuelven toda la ciudad con su aroma. El campo también está espléndido presentándose con un verdor espeso. Los días son largos y la temperatura es agradable. Además es en primavera cuando se celebran muchas de las fiestas populares que permiten conocer el alma de Córdoba. Los mejores meses para viajar son abril y sobre todo mayo.

Ventajas
– Los días suelen ser soleados y cada vez más largos, se pueden disfrutar de muchas horas de luz y la temperatura es agradable.
– Los colores y la exhuberacia de la naturaleza.

Inconvenientes
– La gran afluencia turística.
– Por ser temporada alta, los precios de los alojamientos son más altos que el resto del año.

Más información sobre el Mayo cordobés

Verano

Quizás, el verano es el momento menos indicado del año para visitar Córdoba. Sobre todo durante julio y agosto, las temperaturas son muy altas. A esto habrá que sumar que Córdoba carece de playa y que a menudo ni por la noche el ambiente refresca. El mejor mes del verano es el septiembre por ser el menos caluroso.
Ventajas
– Los días son largos con muchas horas del sol.
– No hay demasiada afluencia turística y se puede visitar los monumentos sin grandes aglomeraciones.

Inconvenientes
– La principal desventaja de conocer Córdoba en verano son las temperaturas altas. En julio y agosto, en muchos días las temperaturas superan los 40 grados e incluso por la noche a veces no bajan de 30 grados.

Otoño

Igual que la primavera, el otoño también es un momento excelente para conocer Córdoba. Las temperaturas son suaves y tras las primeras lluvias otoñales, la naturaleza experimenta su “segunda primavera”. Durante esta estación, tienen lugar la vendimia o la recogida de la oliva. En la zona de la sierra, podemos degustar platos deliciosos a base de setas y carne de mont

Ventajas
– La principal ventaja son sus suaves temperaturas y sus colores. Después de las primeras lluvias, los amarillos del verano recobran color. La naturaleza vive una segunda primavera y podemos ver unos verdes frescos que posteriormente dejan paso a los rojizos típicos del otoño.

Inconvenientes
– En otoño puede llover bastante.
– Hay bastante afluencia turística.

Invierno

El invierno no es la mejor estación para conocer Córdoba. Aunque raramente nieva en Córdoba, las temperaturas suelen ser bajas y los días son cortos. El mejor momento para visitar Córdoba en esta estación son las fechas navideñas, donde la ciudad se presenta con un ambiente especial y vestida de luces.
Ventajas
– La mayor ventaja de viajar a Córdoba en invierno son los precios de los alojamientos que suelen ser muy económicos por ser temporada baja. Igualmente, los monumentos, museos y demás sitios turísticos se pueden visitar tranquilamente.

Inconvenientes
– Los días son fríos y cortos, aunque en invierno no suele haber demasiadas precipitaciones.

Más información:

¡Si te ha gustado, compártelo!

Esperando que este post te sea útil, te dejamos aquí también algunos enlaces prácticos a la hora de preparar tus próximas salidas.

Si aún no lo tienes claro hacia donde vas a volar en tus próximas vacaciones, infórmate sobre estos siguientes posibles destinos:

Descubre con nosotros la Comunidad Valenciana

Cataluña fascinante

Descubre lo mejor de Asturias

Lo más bonito del País Vasco

La magia de Huesca

Descubriendo las Islas Canarias

Los lugares más bonitos de Italia

Lugares increíbles que ver en Francia

¡Viaja a Malta!

¿Te gusta la naturaleza?

¡Viaja a Rumania!

¡Viaja a Moldavia!

… por si te gusta la nieve.

¡Viaja con nosotros!

Continuará

0 Comments

Reply your comment

Your email address will not be published. Required fields are marked*

Translate »